Soluciona tus problemas de cervicales

Published by

Posted on 7 enero, 2016

Los problemas de cervicales están muy extendidos entre mucha parte de la población.

EL PROBLEMA

La zona cervical es uno de los puntos más afectados por el dolor en los sujetos  sedentarios: las estadísticas dicen que más del 80% de los trabajadores sedentarios,  entre los empleados, operadores de PC y estudiantes, sufren de modo persistente problemas de cervicales, es decir, dolores de cuello, de cabeza, pesadez y dificultad en los movimientos, precisamente, en  el área de los hombros.
La causa principal está constituida por la natural tendencia a flexionar el cuello hacia adelante para dirigir la mirada hacia el plano de trabajo o el monitor.
Pero de este modo los músculos del cuello permanecen continuamente contraídos para sostener la cabeza y con el tiempo se entumecen (contractura) provocando dolores locales (cervicalgia), a veces acompañado por cefalea (compresión del nervio occipital), reducción de la movilidad y en los casos más agudos de enderezamiento del tramo cervical con posibles mareos y náusea.
Inclinar la cabeza hacia adelante y hacia abajo ayuda a desarrollar mejor la propia actividad, pero es dañino para las vértebras y los músculos del cuello. Sin embargo, también y especialmente en este caso, la falta de cambio de posición y de variación de la actividad de los músculos cervicales constituye el principal factor desencadenante.

Un estudio reciente realizado entre los jóvenes de 12 a 18 años ha detectado justamente que los sujetos presentaban fatiga inicial en el cuello y en los hombros, ya después de solamente 30 minutos de estar con una postura ergonómica fija en el escritorio.


 LA SOLUCIÓN

 Mantener en posición vertical el eje cuello/espalda.
Mantener el cuello en una posición más cercana a la vertical permite sostener la cabeza en equilibro, sin necesidad de intervención muscular y esto se traduce en una neta mejora de los problemas cervicales.
Las sillas ergonómicas evitan la postura con el cuello inclinado hacia adelante, pero permiten acercarse al plano de trabajo para mejorar la visión, alcanzar los objetos o el teclado. La oscilación hacia adelante y atrás satisface la natural necesidad de movimiento de la columna y la contracción y el relajamiento rítmico de los músculos del cuello. Actúa así como una verdadera “gimnasia”, previniendo en tal modo el surgimiento de numerosos trastornos.