HAG Capisco Puls Kids. También para los más jóvenes de la casa

Published by

Posted on 30 noviembre, 2015

Los niños han sido una importante inspiración para el diseño de las sillas de HÅG y por ello la aparición de la HAG Capisco Puls Kids. Igual que los niños, nosotros movemos nuestros cuerpos de forma natural y constante en busca de nuevas posiciones.

HAG Capisco Puls Kids. También para los más jóvenes de la casa

La pasión por el movimiento de HÅG está basada en la creencia de que los seres humanos no están diseñados para permanecer quietos, si no para llevar una vida activa.

 

Sin embargo, nuestro estilo de vida moderno y nuestra vida laboral limitan nuestras posibilidades de movimiento. Los niños han sido una importante inspiración para el diseño de las sillas de HÅG.

Igual que los niños, nosotros movemos nuestros cuerpos de forma natural y constante en busca de nuevas posiciones. El “día de trabajo” de los niños es tremendamente variado y no sienten cansancio en la espalda o en los hombros, hasta que crecen y les obligan a permanecer quietos.

Todo tipo de colores

Movimiento de todo el cuerpo sin necesidad de pensarlo. ¡Exclusivo de HÅG! En una silla HÅG, la parte frontal del asiento sube cuando el niño se echa hacia atrás en la silla y baja cuando se echa hacia delante. Esto estimula los movimientos de los tobillos y, a su vez, activa los mecanismos de bombeo venoso esenciales de la parte inferior de sus piernas (“el corazón periférico”), aumentando la circulación sanguínea en todo su cuerpo.

Como resultado, sentirá mayor energía. Facilidad de movimiento para los más jóvenes. Entendemos que es difícil para ellos permanecer sentados mucho tiempo. Por que como hemos dicho antes, estamos diseñados para estar en movimiento. Y los jóvenes, que aún tienen esa concepción intacta les cuesta más, porque es innato.

Lo que pretendemos con la silla HAG Capisco Puls es darles esa libertad de movimiento. Que sientan esa libertad pero además teniendo la certeza de saber que están bien sentados y que no va a perjudicar a su salud.

¿Por qué? ¿Les podemos pedir que estudien sin que se muevan? Nosotros creemos que no.