¿ Problemas de concentración en el trabajo ?

Published by

Posted on 8 enero, 2016

EL PROBLEMA

Ha sido claramente demostrado que las sensaciones de incomodidad o dolor durante la ejecución de una tarea funcional reducen dramáticamente los niveles de atención y de eficiencia y por tanto, aparecen problemas de concentración. Bajo esta óptica son considerados tanto los niveles productivos en el ámbito laboral como la atención en actividades de estudio en las cuales se requiere una particular concentración.

Esto se observó en algunos estudios efectuados sobre un amplio muestreo, en particular de estudiantes, operadores de videoterminales y profesionales como dentistas, gráficos publicitarios, diseñadores mecánicos y proyectistas.

 

Compresión en la caja torácica

Como hemos explicado, cuando estamos sentados sobre una silla convencional, se tiende a adoptar una postura en cifosis lumbar y por consiguiente también la cifosis dorsal se acentúa. Pero en esta situación las costillas tienen poco espacio para alzarse y por lo tanto permitir a la caja torácica expandirse correctamente durante la inspiración. Siempre a causa de la postura en la cifosis se verifica una cierta constricción de la zona abdominal, con la consiguiente reducción de la actividad del diafragma, que es el músculo principal de la respiración.

LA SOLUCIÓN

Posición cómoda, correcta y variable

Una posición cómoda y funcional representa un instrumento válido para mejorar la calidad  de las actividades que se están realizando y así evitar los problemas de concentración.

La productividad de un grupo de operadores de PC tomados como muestra mejoraba  en promedio un 30% después de adoptar posturas ergonómicas y oportunas pausas.  En un estudio conducido sobre sujetos ensambladores, la sola adopción de posturas  correctas mejoraba el rendimiento laboral en más del 20% en relación a la reducción  de molestias al cuello y a la espalda durante el trabajo.

Por último, un estudio realizado sobre una vasta población de empleados con una fuerte  propensión al sedentarismo, concluía que más del 90% de estos, señalaba una mayor  capacidad de atención después de una adecuación ergonómica del escritorio.

 

Mejor expansión del tórax

Las sillas ergonómicas  al garantizar una postura símil a la erecta, mantienen la columna vertebral  en su justa posición. Esto permite reducir sensiblemente la constricción en el área  abdominal y permite mantener una adecuada expansión de la caja torácica en las fases  de inspiración y espiración.

La mejor capacidad respiratoria se traduce en una mejor  oxigenación y en una más amplia atención.