Dolores en brazos y piernas en el trabajo. Descubre nuestras soluciones

Published by

Posted on 12 enero, 2016

A diario sufrimos dolores en brazos y piernas durante la jornada laboral.Estos  Dolores son típicos de trabajos repetitivos o estáticos. A continuación, te ofrecemos algunas soluciones para estos problemas.

EL PROBLEMA

Los trastornos en los brazos

Ha sido documentado que quien utiliza la posición de sentado para realizar trabajos  repetitivos o estáticos con los miembros superiores (ante todo, los utilizadores de  ordenadores con ratones y teclado, pero también las cajeras de supermercado,  diseñadores, ensambladores) incurren frecuentemente en molestias en el hombro y en el  antebrazo como el síndrome del ratón, tendinitis y cervicobraquialgias.

Manteniendo los brazos en las mismas posiciones durante horas se  provoca la sobrecarga de los músculos del hombro (manguito rotador),  del puño (estensores) y del cuello (fijadores del hombro).

 Pesadez de los miembros inferiores

​El mantenimiento de la posición de sentado provoca la reducción del  normal retorno de la sangre venosa con su estasis a nivel de las piernas.

En efecto, estando sentados, falta la contracción rítmica de los músculos de la  pantorrilla que “exprimen” la sangre venosa hacia la raíz del miembro, evitando el  restaño de la sangre.

Ésta es la principal cause de los síntomas de pesadez, a veces dolor u hormigueo y  sensación de constricción en las piernas y las pantorrillas. También la inquietud en las  piernas, por lo general nocturnas, que lleva a tener que mover continuamente los  miembros inferiores (conocida como “síndrome de las piernas sin reposo” tiene como  causa la falta de contracción de los músculos de los miembros inferiores.

LA SOLUCIÓN

Permitir la movilidad de los antebrazos

Gracias al movimiento de oscilación hacia adelante y atrás, las sillas  ergonómicas   permiten la continua movilización de los antebrazos y hombros. De esto modo, los  varios grupos musculares no incurren en el endurecimiento (contracturas) que obligan a  menudo al sujeto a adoptar posiciones incorrectas (antálgicas).
Por fin, la solución de una correcta posición del cuerpo sentado permite un uso de los  miembros superiores con un menor cansancio y por lo tanto un mayor confort durante  las actividades en donde es indispensable el uso de las manos.

Brazos más relajados, unidas a una elevada atención, representan una  condición de confort indispensable, que sólo una silla  ergonómica  es capaz  de ofrecerle.

Estimular la contracción de las pantorrillas 

Desde un punto de vista biomecánico, cuando estamos sentados, no tenemos un  corazón sino dos. En efecto, los pies desarrollan una acción determinante en el activar el  flujo de regreso de la sangre hacia el corazón.Algunas de nuestras sillas  estimulan la contracción y el relajamiento de los músculos de  las piernas, de modo de reproducir la natural función “bomba” que desarrollan durante  la marcha.

Rigurosos estudios científicos han revelado una neta mejora de la circulación  venosa en los miembros inferiores con una silla  ergonómicas  respecto a una silla  convencional sin dicho sistema.