Problemas generados al Sentarse en un plano horizontal. Descúbrelos y dales solución

Published by

Posted on 12 enero, 2016

EL PROBLEMA

Sentarse en un plano horizontal

La sillas convencionales sólo dejan sentarse en un plano horizontal: esto lleva, por efecto  de una combinación de fuerzas, a hacer girar la pelvis hacia atrás, invirtiendo la  natural lordosis lumbar.
Además, la natural tendencia a inclinarse hacia adelante o hacia  atrás sobre la silla acentúan la curvatura hacia adelante del tramo inferior de la columna.  Estudios clínicos han demostrado claramente que el mantenimiento también por breves  periodos de estas posturas, representa una de las principales causas de lumbalgia en los  sujetos adultos y de posibles molestias permanentes en los niños.
En  efecto,  estar  sentados  en  cifosis  lumbar  aumenta  del 40% la sobrecarga de la columna con respecto a estar en pie y mantiene en  tensión los músculos y los ligamentos posteriores.

SILLAS CON PLANOS HORIZONTALES

Lamentablemente, el intento de mantener activamente una postura  correcta (neutra) no sólo es inútil sino que resulta dañina: de este modo los  músculos lumbares se ven obligados a mantener una contracción estática e intensa que  aumentará el dolor, el cansancio y por lo tanto la rigidez.
Un estudio ha demostrado posteriormente lo importante que son el respaldo y los  soportes para garantizar una buena posición del tramo lumbar: los trabajadores  sedentarios utilizan el respaldo por menos del 20% del tiempo, prefiriendo un estilo de  postura más hacia adelante por motivos de funcionalidad en el escritorio.

LA SOLUCIÓN

La silla inclinada

El plano de postura inclinada anteriormente de alrededor de 30° evita  la rotación posterior de la cadera, manteniendo la curvatura normal  (lordosis) lumbar.

De este modo de hecho es ajustado el estrés a cargo de la columna  vertebral y de los músculos. La inclinación del plano de postura  desplaza  el  peso anteriormente y  evita  la  necesidad de recurrir   al respaldo,  mejorando  la  movilidad  y  el  confort.  Numerosos  estudios realizados sobre trabajadores sedentarios y estudiantes han documentado una  decidida reducción de la incidencia de lumbalgia y molestias relacionadas en sujetos  utilizadores de sillas con asiento inclinado respecto a sillas ergonómicas pero con asiento  horizontal.