La columna, otra gran víctima de los dispositivos electrónicos

Published by

Posted on 24 julio, 2015

Manipular el smartphone a la altura del pecho nos convierte en víctima de los dispositivos electrónicos, esto implica sobrecargas en hombros, cuello y espalda. De hecho, un cálculo publicado en la revista Surgical Technology International, indica que la cabeza humana adulta que está mirando hacia abajo su dispositivo móvil debe hacer una fuerza equivalente a unos 27 kilos. Para salvar este problema, también conocido como Text Neck (cuello de texto), es necesario tomarse unos minutos para estirarse. Otra idea es agrandar el tamaño de la letra del celular para no bajar tanto la cabeza y, por supuesto, tratar de no utilizar el equipo todo el día.

Con respecto a las notebooks, los traumatólogos coinciden: su uso incrementa las patologías cervicales. Esto se debe a varios motivos: por un lado, como estos equipos permiten trabajar desde cualquier lugar, falla la ergonomía y nos convierte víctima de los dispositivos electrónicos. De hecho, hay quienes la usan en la cama, o la apoyan sobre las rodillas. Además, como la pantalla no está a la altura de los ojos, las cervicales tienen que sostener a la cabeza, que se inclina hacia adelante durante largas jornadas laborales. “Cerca de 1/3 de las consultas de columna hechas en un consultorio se deben a problemas posturales relacionados con el trabajo. Surgen contracturas musculares y dolores en la columna cervical y dorsal (cuello y espalda), e incluso puede dar cefaleas”, explica el Dr. Victor Ramanzin, traumatólogo de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina (MN 66387), y aconseja: “Los usuarios deben levantarse de su asiento, caminar y hacer ejercicios de estiramiento en posición parada un mínimo de 5 minutos por hora”.

“El teclado debe apoyarse sobre el escritorio y estar a la altura de los codos una vez que el usuario está sentado. Por otra parte, el monitor tiene que estar a la altura de la cabeza y, si el sujeto quiere apoyarse en el respaldo de su asiento, este debe estar a 90°, ya que la clave es mantener la columna recta”, agrega el especialista. Para lograr todo esto se puede apoyar la notebook sobre un objeto (puede ser sobre las viejas guías telefónicas o sobre muchos libros) con el objetivo de que la pantalla se ubique a la altura de los ojos

Para todas estas dolencia Diseños Ergonómicos te ofrece soluciones a tu medida.